Monumento a Enriquillo, en el cruce Barahona, Duvergé y Neyba, República Dominicana

By El Barahonero martes, 7 de febrero de 2017 0 comments
El monumento a Enriquillo es sumamente hermoso y significativo.  Uno llega hasta allí, en medio de ningún lado, y al observar la estatua de ese gran hombre, quien luchó por su gente en contra del español invasor y abusador, casi a manos peladas, solo con un gran valor y amor por su gente, el amor por la Patria se incrementa.

Enriquillo o Cacique Guarocuya nació a orillas del lago Jaragua, hoy conocido como lago Enriquillo, era parte de la familia real del cacicazgo de Jaragua.  Su padre Magiocatex fue príncipe heredero de Bahoruco, su tía, Anacaona, fue reina del cacicazgo de Jaragua.

Guarocuya fue criado en un monasterio en Santo Domingo, luego que su padre muriera a manos de los españoles en una batida, eso ocurrió cuando los indígenas protestaban pacíficamente en Jaragua.  Su mentor principal fue Bartolomé de Las Casas.

Según la leyenda Enriquillo estuvo casado con una mestiza llamada Mencía, quien era nieta de Anacaona. Cuando murió su otro protector, Francisco de Valenzuela, fue maltratado por su hijo, Andrés, éste lo trató mal y lo despojó de su caballo, lo cual le daba estatus de realeza ante los españoles y los otros indígenas.  El Cacique sabía leer y escribir y conocía sus derechos.

Enriquillo recurrió a las cortes buscando se le respetaran sus derechos, lo que le fue negado y hasta se le azotó en público.  Ya cansado de tantos abusos en su contra y los demás indígenas, se alzó en armas en la Cierra de Bahoruco, se le conoce como el primer guerrillero de América.

Derrotó a todos los expedicionarios que fueron enviados a combatirlo gracias a sus basto conocimiento de la región.  Como los españoles no podían controlar la rebelión, y la colonia era presa del pánico, se firmó un tratado, dando a la taínos el derecho a la libertad y propiedad.

El tratado no surtió mucho efecto, ya que para esa época la población pura taína estaba en decadencia por las enfermedades traídas a la isla por los españoles, se dice que Enriquillo murió de tuberculosis unos años después.

Como ustedes han podido leer Enriquillo fue nuestro primer guerrillero y el primer patriota defensor de nuestra gente, sus derechos y la isla.  Por tanto es muy merecido el monumento.  Cuando uno se para frente a la imponente estatua del Cacique el orgullo por la Patria se incrementa y el amor por nuestra gente aumenta de forma significativa.
¡¡¡LA VERDAD SIN INSULTOS!!!
(HRCV) Sharing is sexy

Related posts

0 comentarios for this post

Publicar un comentario
vuelos baratos Directorio de Paginas Web Calcular PageRank directorio Livio.com Portal Dominicano. Directorio My Zimbio