Asesinan en Juancho a Vlady; limpiabotas del Parque Central de Barahona

By El Barahonero viernes, 10 de marzo de 2017 2 comments

Conocí a Vlady a principio de los años 2 mil, él dormía en las calles y limpiaba zapatos en el Parque Central de Barahona, República Dominicana.  Nos hicimos amigos y siempre limpiaba mis zapatos con él.  Un tiempo después lo puse a trabajar limpiando las playas de la periferia de la ciudad.

Mi amistad con Vlady fue algo increíble, llegué a tenerle un gran cariño, traté de ayudarlo con buenos concejos y en ocasiones lo ayudaba económicamente.  Lo saqué de dormir en las calles y lo llevé a su casa, hable con su madre y esta lo aceptó de nuevo en la casa, hasta le di mi teléfono a ella por si Vlady se portaba mal me llamara.

Entre unos jóvenes que me ayudaban, José Rafael y Daurys Mercedes, lo apuntamos en la escuela, le compré el uniforme, cuadernos, zapato, Etc.  Lo tratamos todo y al final terminó asesinado por la espalda, le dieron dos cartuchazos, me contaron que se le veía el corazón por uno de lo huecos.

Hace par de años lo aconsejé que saliera de Barahona y que se tranquilizara, como siempre lo hacía, ya que la policía lo apresaba constantemente por las cosas que el había hecho en el pasado, se fue a Juancho, pero parece que no se tranquilizó.

Esta mañana recibí la noticia que lo habían asesinado y me dirigí a su casa en el Fondo, barrio periférico de la ciudad de Barahona, y allí estaba tendido, inerte, muerto.  Siempre me oía, nunca me levantó la voz, siempre me respeto, por eso le tomé cariño.  ¡Qué Dios perdone tus pecados! ¡Descansa en paz querido Vlady!
¡¡¡LA VERDAD SIN INSULTOS!!!
(HRCV) Sharing is sexy

Related posts

2 comentarios for this post

  1. Pusiste tu grano de arena pero lamentablemente muchas veces ni la formación ni el medio contribuyen a que el "árbol torcido" pueda enderezarse, siento mucho que tuvo ese final!

  2. Así es Juanml, por eso no me siento tan mal. Esos jóvenes fueron abandonados por el Estado y familiares, desde que los conocí traté de ayudarlos, de más de diez que limpiaban zapatos en el parque y otros que conocí en lugares diferentes, solo se perdieron unos seis o siete, en total bregué con más de cincuenta, la gran mayoría hoy son hombres de bien, entre ellos hay guardias, policías, empleados en empresas privadas y el gobierno, motoconchistas, Etc., ellos, cuando nos vemos, hasta bendición papá me dicen. Pero como quiera es triste ver morir de esa manera a alguien que uno aprecia y para quien quiere lo mejor. Solo me queda decir: Traté, pero no pude. Un abrazo y que Dios te bendiga.

Publicar un comentario
vuelos baratos Directorio de Paginas Web Calcular PageRank directorio Livio.com Portal Dominicano. Directorio My Zimbio