Un día de pesca y juicio: "No es lo mismo llamar al Diablo que verlo llegar"

By El Barahonero domingo, 12 de octubre de 2014 24 comments
Fue en una tarde calurosa de verano, en la parte baja de la calle Mella, Barahona, era el año 1975.  Allí solíamos sentarnos a la sombra los amigos Guido, Rafelito, y Rafelín, quien escribe.  Conversábamos y planeábamos que haríamos en las tardes y noches, casi siempre nos íbamos a pescar.  Ese día nos decidimos por la pesca.  Guido buscó los cordeles y anzuelos.  Esperamos un rato y salimos hacia la playa Punta Inglesa, donde estaban las yolas que "cogíamos prestadas", casi siempre usábamos la de Palomo, Negrito o Padre.  Antes de llegar a la playa pasamos por donde un amigo y conseguimos la carnada, que consistía en algunas sardinas y machuelos.

Llegamos a la playa y allí encontramos "nuestros yates privados", tomamos la yola de Paloma, que hasta tenía los remos dentro, la echamos al mar y Guido arrancó a remar con fuerza y buena dirección.  En unos minutos llegamos frente al matadero, que era nuestro lugar de pesca preferido.  La tarde avanzaba, ya eran casi las seis.  Cada cual cogió su cordel, le pusimos carnada al anzuelo y se inició la pesca.  No pasó mucho tiempo cuando los tres, casi al mismo tiempo, enganchamos unas presas, las subimos a la yola y eran tremendos pescados bocayate.  Rafelito hasta conservó la carnada.  Volvimos a armar el anzuelo y lo tiramos, no pasó un minuto cuando volvimos a coger tremendos pescados, así pasamos un buen rato.

Ese día fue algo apoteósico, solo tirábamos y cogíamos pescados a dos manos, hasta la carnada se nos terminó.  Tratamos de usar pedazos de los pescados que habíamos cogido como carnada, pero no picaban.  Decidimos irnos, subimos el ancla, tomé los remos y cuando remé un par de veces brincaron unas sardinas y cayeron dentro de la yola, eran entre diez y quince, eso fue algo increíble, volvimos a tirar el ancla y reiniciamos la pesca.  Tirábamos el anzuelo y rápidamente cogíamos un pescado, así estuvimos hasta que se nos volvió a terminar la carnada.  Sin mentirles:  Teníamos tantos pescados en la yola que no veíamos ni el piso, eso fue un día de pesca histórico.

Guido tenía una mala costumbre:  era un tanto travieso y le gustaba hacer algunas maldades.  Ese día yo voy remando y él comenzó a mover la yola de un lado al otro, Rafelito y yo nos asustamos un poco y le dijimos que no jugara de esa manera, al ver que estábamos un poco asustados se la lució y empezó a llamar al Diablo, decía:  -"El Diablo llévanos, Diablo del Diablo ven y llévanos para el infierno"-.  Ya estaba oscuro y estábamos en el mar, lo que hacía la cosa más tenebrosa.  Rafelito y yo le rogamos por el amor de Dios que parara eso, pero no nos hizo caso y siguió llamando al Diablo con mucho más ímpetu y energía, parecía estar poseído por un demonio.

El cielo estaba claro y estrellado, en un momento se nubló solo encima de nosotros, se nos posó encima una nube negra como un carbón, de momento sonó un trueno como una bomba, aquello fue algo demoníaco.  La yola brincó y calló en peso sobre el agua, los tres abrimos los ojos como seis huevos de pata, nos engranujamos y el susto por poco nos mata.  El que parecía más asustado era Guido.  Empezó a tronar seguidamente y relampagueaba.  La nube parecía echar fuego como un dragón.  Guido cogió los remos y arrancó a remar, la yola parecía que tenía un motor fuera de borda de unos 75 caballos de potencia, íbamos volando bajito.   Pasamos frente al Hotel Guarocuya como un bólido.

Cuando casi llegábamos a la playa Punta Inglesa miré hacia atrás y vi que la nube nos estaba persiguiendo y le dije a los muchachos:  -"Muchachos, nos jodimos, la nube y el Diablo nos están persiguiendo"-.  Cuando Guido oyó eso aceleró la marcha, ya parecía la yola un bote de carreras, llegamos a la orilla y Guido subió la yola casi hasta la arena.  Siempre pasábamos un poco de trabajo para sacar la yola del agua, pero ese día la sacamos de dos tirones.  en eso miramos hacia el mar y la nube venía tronando y relampagueando, hacía un ruido como diabólico y olía a azufre.  Avanzamos, cogimos los pescados en las franelas y arrancamos a correr.  Tomamos el camino de los tanques de combustible para salir por donde inicia la calle Nuestra Señora del Rosario.

Cuando íbamos por los tanques se nos apareció un ser delgado, con una batola y tenía los brazos abiertos como una cruz.  Los tres frenamos como Pedro Picapiedras y cuando dábamos la vuelta a la aparición para arrancar a correr de nuevo, ésta dijo:  -"Muchachos del Diablo, estoy cansada de decirles que no vayan a pescar de noche, que eso es muy peligroso"-.  Era doña Josefa, la mamá de Guido, que nos había ido a buscar a la playa.  Ese día de pesca y juicio me di cuenta que no es lo mismo llamar al Diablo que verlo llegar.  Guido hasta el día de hoy jamás ha vuelto a llamar ese "pájaro".
¡¡¡LA VERDAD SIN INSULTOS!!!
(HRCV) Sharing is sexy

Related posts

24 comentarios for this post

  1. Rafelin,esa historia me trajo recuerdos de una que me sucedio,junto a Carlos cuello.Sucedio que nos encontrabamos pescando de noche en yola, junto a mi primo Ale Aponte frente a la casita blanca,habiamos salido del cayo.La pesca era fantastica,los bocayates estaban calientes y teniamos muchos makeys.Como a las 8 pm,vimos las luces de dos carros se pararon en el muelle y comenzaron a vocear ;Carlito;,;Guelo;,,Yo le dije Carlos,!nos jodimos!, en eso vemos que los carros se dirigen hacia el Batey central y yo le digo a mi primo ,! corre ,rema!Llegamos al cayo muy rapido y al tocar, tierra Carlos y yo saltamos por la proa y corrimos ,pero ya era tarde, Don Nene cuello atrapo a Carlos por el brazo y lo subio al carro.Yo corri con la misma suerte,mi mama me dio mas de 20 chacletazos,a Carlos lo trancaron en su cuarto por 15 dias.Cundo volvi aver a Ale me dijo !De lo que se perdieron,falto makey!...

  2. Miguel, que bueno esta historia te trajo recuerdo de aquellos tiempos. Gracias por compartir tu anécdota con nosotros. Nuestro pueblo es rico en historias que, si Dios me ayuda, seguiré recopilando para compartirlas con nuestra gente.
    Un abrazo y que Dios te bendiga.

  3. RAFELIN:SON TANTAS LAS HISTORIAS QUE TU RECUERDAS,QUE TE RECOMIENDO LA PREPARACION DE UN LIBRO.ESE DIA YO NO FUI A PESCAR CON USTEDES,ESTABA JUGANDO BALONCESTO EN LA CANCHA MARINO G. MATOS,PERO AL DIA SIGUIENTE EL AMIGO GUIDO ME COMENTO LO QUE LES HABIA PASADO.CON EL(GUIDO)APRENDIMOS A PESCAR,A NADAL EN EL MUELLE,AGARRAR CANGREJOS,A MONTAR CABALLOS CON EL AMIGO PAPITO GUILLIANI,Y MUCHAS MAS QUE EN SU MOMENTO RAFELIN LES COMENTARA EN ESTA PAGINA.QUE SE QUEDARAN SORPRENDIDOS.QUE DIOS TE BENDIGAS SIEMPRE...

  4. Ovidio, en esa andamos. Contamos estas historias para llevar alegría a nuestros hermanos y un mensaje positivo. Dios nos ha dado el don de relatar estos cuentos y lo seguiremos haciendo hasta que Él quiera.
    Gracias por tu comentario y buenos deseos.
    Gracias por tu comentario, un abrazo y que Dios te bendiga.

  5. Hector Cuello, poderosa!!!!! Reciproco con creces tu abrazo fuerte. Rogamos a Dios te bendiga con abundancia.

  6. Amén hermano Manuel González, amén.


  7. Yolanda Peña de Pérez
    4:11 p. m., octubre 12, 2014

    Jajajaja jajajaja me los imagino, mi esposo y yo nos hemos reído un rato, Rafelín Guido siempre ha sido travieso.


  8. Fredesvinda Fidanque
    4:16 p. m., octubre 12, 2014

    Jajajajajajajaja, esa si está buena, Jajajajaja.

  9. Gracias Fredesvinda Fidanque. Que bueno esta historia te hizo reír, para eso la publicamos. Un abrazo y que Dios te bendiga.

  10. Yolanda Peña de Pérez, que bueno esta historia los haya hecho reír, para eso la publicamos. Un saludo afectuosos para tu esposo. Guido siempre tuvo esa mala costumbre de asustar a sus amigos y, hasta ese día, siempre le gustaba "jugar con el Diablo". Creo que aprendió la lección. Un abrazo y que Dios les bendiga.


  11. Fredesvinda Fidanque
    4:18 p. m., octubre 12, 2014

    Gracias Hector Cuello y q Dios me los bendiga siempre.

  12. Amén manita. Dios te bendiga más.


  13. Rafael Luciano Segura
    4:21 p. m., octubre 12, 2014

    Yo soy parte de esa historia, y les puedo asegura que fue verdad, tan verdad que los personajes estamos vivitos y coleando, por ejemplo: yo, Rafelito, un servidor, vivo en Santo Domingo, Rafelín Cuello y Guido Villa viven en Barahona.


  14. Temistocles Viejo Temo Santana
    4:22 p. m., octubre 12, 2014

    Hector, las últimas dos historias que has publicado, me han caído de maravilla. Si supieras, que me ha tocado leerlas en momentos en que he estado un poco melancólico, y de repente en mi silencio, exploto de risas, como si estuviera frente a ti, escuchando tus relatos. Vuelvo y te repito, son muy refrescantes al espíritu, estas historias.

  15. Rafael Luciano Segura, gracias por corroborar la veracidad de esta historia, de la cual fuimos protagonistas. Como bien dices, los tres que participamos estamos "vivitos y coleando, jajajajajaja". Un gran abrazo y que Dios te bendiga.

  16. Temistocles Viejo Temo Santana, esa es la motivación de nosotros al publicar estas historias de nuestra Barahona: Llevar alegría y un mensaje positivo a nuestra gente, si eso ocurre con uno solo de ustedes, misión cumplida. Gracias por tu bellas palabras, un abrazo y que Dios te bendiga.


  17. Hector Alejandro Lebrault Pelaez
    4:26 p. m., octubre 12, 2014

    Muchisimas gracias por dedicar ese tiempo precioso en escribir estas anécdotas, me recuerdan las travesuras sanas que hacíamos los jóvenes en BARAHONA, y gracias ademas, por servir de esparcimiento y relajación mental de la mente. TE FELICITO Y NO DEJES DE ESCRIBIRLAS.

  18. Héctor, gracias a ti por sus palabras y buenos deseos. Los tiempos de nuestra niñez y juventud eran otros, y eran otros los hombres. Gracias mil a ustedes por hacerme el favor de leer estas historias, las que publicamos con mucho cariño y respeto.
    Un abrazo y que Dios te bendiga.

  19. rafelin,que bueno es recordar esos momentos,yo recuerdo una vez que fui a buscar cangrejos a habanero,siempre tenia mi 9mm marca gomas de las de chofer,llenaba un saco hasta la mitad de pajaritos y la otra de cancgres,sucedio que un hijo de alipio el mecanico era mi companero del dia,se puso todo negro,llovio pero al rato aclaro increiblemente,moises mi primo e hijo de alipio al ver los cangrejos que eran grandes y abundantes,le entro una agonia por atraparlos todos que no me dejaba tranquilo,al pasar por una mata de bayahonda,me mataron unas avispas de caballo,pero aguante el dolor y moises que venia detras de mi no se dio cuenta,al pasar quedo como pason el que vendia pastelito y con la cara que parecia uno de esos cono color naranja,lo monte en el jeep de un chofer llamado hombrecito,ciego total,cuendo se lo lleve a su abuela,me pregunto que paso,le dije que me picaron las avispas y segui para que lo picaran a el tambien,muchacho me dijeron hasta burro prieto.cosas de muchachos.

  20. Tal como te han dicho muy buen relato. Todos tenemos historias de esa epoca en que uno se cree invencible, lamentablemente no siempre tienen un final feliz y por eso tambien recordamos algun amigo o familiar que en una de esas "muchachadas" fue llamado al "mas alla".

    En otros tiempos te hubiera dicho que eso fue una coincidencia, pero el paso del tiempo hace que uno se entere y hasta haya sido testigo de sucesos que no le encontramos una explicacion logica, quien sabe si esa necedad de tu amigo Guido tuvo algo que ver con lo que vino despues, yo te digo, hay cosas que escapan a nuestro entendimiento, por eso no es Bueno tentar la suerte.

    Y ya ves que lo del libre es un clamor, asi que ve anotando que eso sera un exito.

  21. Pablito, la verdad que es gratificante recordar aquellos tiempos que, sin lugar a dudas, fueron mejores que los actuales.
    Agradezco que compartas tu anécdota con nosotros, la verdad que me hiciste reír.
    Un abrazo y que Dios te bendiga.

  22. Juanml, gracias por tus palabras, solo tratamos de llevar u poco de alegría a nuestra gente y un mensaje positivo.
    Me están empujando hacia el libro y ustedes serán los culpables de lo que de eso salga. Lo estoy pensando seriamente.
    Gracias por el comentario, un abrazo y que Dios te bendiga.


  23. Lejos estoy de pertener a esa generacion. De hecho, naci en el 1974; sin embargo, me parece excelente la narrativa del autor. Aunque no conozco los actores, si conozco los lugares, y al leer el relato es como si estuviera viendo lo acontecido al traves de una pantalla de television, jaja.
    Excelente!!

  24. Orlando, gracias por tus palabras para con esta historia, me complace saber que es de tu agrado.
    Un abrazo y que Dios te bendiga.

Publicar un comentario
vuelos baratos Directorio de Paginas Web Calcular PageRank directorio Livio.com Portal Dominicano. Directorio My Zimbio